América Latina se enfrenta a condiciones financieras mundiales mas estrictas

Los países de la región aun no han conseguido salir totalmente de los shock que ha significado la pandemia y posteriormente la invasión de Rusia a Ucrania, para ahora entrar en un entorno de endurecimiento de las condiciones financieras mundiales, mientras los gobiernos luchan por restaurar la estabilidad de precios y mantenerse sostenibles en materia fiscal.


La inflación se mantiene alta a nivel mundial, lo que ha hecho que los Bancos Centrales adopten medidas para controlar la inflación, tal como hemos visto tanto en economías emergentes y en desarrolladas, donde las entidades han estado firmes en su compromiso de mantener una inflación controlada, aunque ya muy por encima de sus rangos de tolerancias y así es como la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y otros Bancos Centrales han estado subiendo las tasas de interés tratando de hacer frente a la inflación.


Lo anterior implica que el financiamiento se vuelva mas costoso, por otra parte los ingresos de capitales a economías emergentes se están desacelerando y los costos de los préstamos externos aumentan. Por otra parte los inversionistas buscan refugio en dólar producto de la alta volatilidad de los mercados, disminuyendo sus posiciones en activos de riesgo.


La desaceleración de la actividad económica por el aumento de los costos de endeudamiento, influyen directamente sobre el crédito interno, consumo privado y la inversiones. El aumento de los precios de las materias primas fue provechoso para Latinoamérica mientras duró, sin embargo a medida que las tasas de interés más altas han mermado los precios de los commodities, los inversionistas han rebalanceo sus portafolios mostrando claramente su aversión al riesgo.


Durante 2021 vimos aumentos en las cifras del PIB dentro de la región en relación a 2020, sin embargo en lo que va de 2022 vemos un decrecimiento del PIB, al igual que los indicadores de crecimiento, lo anterior combinado con una alta inflación.


Durante 2022 las divisas de la región han presentado un comportamiento mixto, en el gráfico observamos al dólar estadounidense altamente fortalecido frente al peso colombiano y el peso chileno, el sol peruano se han visto relativamente estable, mientras que el real brasileño y el peso mexicano se han visto fortalecidos en comparación al dólar norteamericano principalmente por el buen desempeño que ha tenido el crudo durante el presente año.


En MESADINERO nuestro mecanismo de colaboración con empresas es un proceso enfocado 100% en los datos, donde son éstos, los que nos indican el camino a seguir en las recomendaciones y asesorías que entregamos a nuestros clientes. Enfocándonos siempre en los riesgos de mercado, que finalmente es lo único que podemos controlar.

¡Somos tu MESADINERO!