top of page

Probabilidad versus hechos...

Desde el año pasado y durante estas últimas semanas en específico, hemos sido testigos de como la gran volatilidad que han experimentado las apuestas sobre un recorte de 25pbs de parte de la #FED en el FEDWatch Tool de la #CME, se han convertido en factor de variación para múltiples clases de activos alrededor del mundo.


De esta forma hay quienes tienden a ver estos datos como si fuesen escritos en piedra, mientras que la realidad es que estas series de tiempo se comportan de una forma no muy prolija. Es así como en diciembre 2023, luego de la última decisión de tasas de política monetaria de la FED, vimos que la probabilidad de ver un recorte de 25pbs en marzo, alcanzó un peak de 75.58%. Este gran ascenso, se baso por un lado en la Sumatoria de Proyecciones Económicas de la FED, la que indicó un menor crecimiento (1.4%), menor inflación (Core PCE 2.4%) y menores tasas (4.6%) para 2024. Por otro lado, el discurso del presidente de la FED, Jerome Powell, dejó plasmado un sesgo laxo de parte del ente rector del dólar, por lo que los actores institucionales se apuraron en cubrir ese riesgo en los mercados de futuros de la CME (ZT, ZQ, SR1, SR3 etc).


El problema que vemos aquí, es muchos difunden estos datos y toman las probabilidades como si fueran un hecho. Lamentablemente la historia y las ciencias matemáticas, nos dicen que ninguna serie de tiempo económica tiene una trayectoria lineal, por ende, pensamos que es mejor enfocarse en los datos macroeconómicos y pronósticos que son factores de este tipo de indicadores, que en el indicador en si. Siguiendo con esta misma idea, en enero vimos como tanto los datos de empleo (+216k), como los datos de inflación de diciembre sorprendieron al alza (+3.3%), llevando a estos indicadores nuevamente a mostrar una gran variación, pero en este caso a la baja en las probabilidades. Es así como ahora la probabilidad de ver un recorte en marzo se desvanece bajo el 47%, mientras que la probabilidad de ver un recorte en mayo aumenta fuerte a un 50.94%.




Como hemos mencionado antes, este indicador es para nosotros un termómetro del posicionamiento de institucionales, el cual puede tener efectos en el corto plazo en instrumentos de renta fija o tipo de cambio, aunque el largo plazo sigue siendo liderado por la macroeconomía y su desempeño general. Dicho esto, es 100% verdad que la narrativa y la lectura del posicionamiento pueden generar Alpha para operadores de corto plazo, pero no así en el caso de las empresas, cuya vida útil y proyectos, pueden extenderse por décadas, al mismo tiempo que su operativa es continua. Este tipo de operadores no puede darse el lujo de especular a corto plazo con el tipo de cambio o activos de interés, sino que debe enfocarse en una estrategia de cobertura de riesgo que le garantice flujos estables en el largo plazo.

Comments


bottom of page